domingo, junio 26, 2022

Lo que todo Caballero debe Saber

Pierre Sériziat, C. 1795, Jacques-Louis David

¿Que son exactamente los mencionados 'Gentleman's Pursuits' del título de este blog?

Sentados ante un café y una laptop de por medio, mi buena amiga Claudia me preguntaba el porqué de que el nombre de mi blog The Gentleman's Pursuits estaba en inglés y no en castellano, comentándome que, aun sabiendo su traducción, hubiera preferido un término dirigido a una audiencia hispanoparlante. 

- ¿Por qué no en español? - Me miró con en esa sonrisa tan suya, mezcla de curiosidad y pequeño reclamo.
 
- Hay, sin duda, un término equivalente en castellano. Pero quizás quise dotar a mi blog de cierto sentido más amplio en cuanto a los temas que trataría. Fue una pequeña licencia de mi parte para hablar de otras cosas que no fuera solo de vinos y de objetos; es decir, de otros intereses cultos e intangibles, quizás al estilo del ideal del Gentleman británico decimonónico. Una licencia ambiciosa, sin duda, porque pienso que para escribir sobre esto primero hay que vivirlo - respondí, sumiéndome en mis pensamientos. Luego pensé cómo explicarlo mejor: se trata simplemente de aprovechar el tiempo que se nos ha concedido en este mundo para convertirse en la mejor versión de uno mismo.

Aprovechar nuestro tiempo en esta tierra, que de un instante a otro todo puede cambiar. In ictu oculi de Juan de Valdés (1672)
Aunque es cierto es que el mencionado Gentleman decimonónico ya no existe (no se diga ya del ideal del Virtuoso de Lord Shaftesbury, aun más raro), es decir, en su  espíritu y ambiciones, víctima del paso del tiempo y sobre todo de la televisión primero, y de las redes sociales y programación en streaming a últimas fechas (las cuales a fuerza de horas de poner la mente en neutral viendo pantallas y posts nos taladran e incrustan, desde niños, modelos a seguir no solo con frecuencia vulgares y superficiales sino además sin ninguna calidad moral en la mayoría de los casos, con sus muy honrosas excepciones), es cierto que hoy en día se puede ser "un caballero" si uno decide serlo, o lo que es lo mismo, se es caballero por elección.

Empero, el ideal del ‘Gentleman-Gentilhomme-Caballero’ es deseable como individuo ya que con su espíritu, conocimiento e idealismo lanza a la humanidad hacía adelante, como todos los espíritus escogidos de los que se ocupa la historia (que no de los hombres mediocres a como lo anuncia José Ingenieros en su El hombre mediocre).

Robert de Montesquiou por Paul Troubetskoy

Aunque la palabra ‘Gentleman’ tiene su equivalente en el español como ‘Señor’ (en el sentido de ‘Don José es todo un señor’, ya que la palabra ‘caballero’ denota más la idea de buenos modales en el trato hacia las mujeres - y prójimos - es decir, un sentido de ‘caballerosidad’: ser ‘todo un señor’ incluye también ser caballeroso), el ideal del ‘Gentleman Británico’ y el ‘Gentilhomme Francés’ surge a partir del desarrollo de las sociedades cortesanas europeas a partir del siglo XVII, la cual exigía una cultura de etiqueta, formalidad y trato ‘educado’ como un código de conducta establecido. Este código incluía naturalmente el concepto de los buenos modales (‘manners’, ‘maniera’) en el trato hacia los demás, pero también exigía, para triunfar en estas sociedades, un grado de cosmopolitismo, inteligencia, bien hablar, humor, sensibilidad, valor, honor y carácter. 

Así mismo esta idea era descendencia directa del ideal del hombre renacentista del siglo XVI; el individualismo y el deseo de hacer y saber de todo. De esta manera, y como afirmaba el Filosofo Dietrich Schwanitz, ‘La formación cultural se fundía con la cultura social’. Un hombre al fin de aficiones y aspiraciones renacentistas.

Baldassare Castiglione, autor de Il Cortesano (1528).

Baldassare Castiglione en su célebre "El cortesano" describe justamente ese ideal del caballero renacentista, curioso del mundo y de la elevación del ser humano como centro del universo: el caballero perfecto debía saber de todo y de todos, ciencia y arte; debía contar con un físico que buscara el ideal grecorromano (¿el canon del hombe perfecto de Policleto? ¿La proporción física natural perfecta de los Bronces de Riace?), el trato educado y amable, savoir-faire social y elevadas miras, todo ello hecho sin aparente esfuerzo, con naturalidad, desenvoltura y gracia, un concepto luego conocido como Sprezzatura término en el libro incluido y que hoy refiere más a vestir bien y con elegancia en el mundo de la sartoria, aunque si perder del todo su origen. Aún hoy el ideal italiano de La Bella figura (verse bien y comportarse bien en sociedad), debe mucho a ese antecedente renacentista. Así, todo hombre que aspire a ser un caballero deberá ver en El Cortesano la piedra angular de su partida en este viaje, tortuoso pero pleno de satisfacciones.
 
Reconstrucción en bronce del Doryphoro de Policleto (450 a.C.)
¿Pero qué sucede hoy en día? ¿Es cierto que ‘ya no hay caballeros’, como se quejan la mayoría de las mujeres? 

Tal vez sea cierto que los buenos modales hagan falta en estos días, pero basta también ver los cambios en los programas educativos para darse cuenta que mucho ha cambiado en el alcance y calidad de los intereses que perseguimos, además de que debemos participar de una nueva concepción del papel del hombre en una sociedad más incluyente y diversa. No me gusta decirlo, pero una generación de hombres que vive viendo posts de Instagram y Facebook, videos de YouTube intrascendentes y jugando videojuegos tendrá muy poco tiempo de perseguir otros intereses más elevados.

Le Cercle de la Rue Royale, de James Tissot (1680).


Podemos contrastar lo anterior con la educación de un Gentleman de antiguos tiempos: esta incluía la adquisición de conocimientos sobre matemáticas (y ciencias en general), filosofía, latín, música culta, ópera geografía, literatura, poesía, historia, arquitectura, pintura, astronomía y leyes, además de política y conocimiento de estado geopolítico del mundo. Y no solo eso, un caballero debía saber también de vestido, comida, práctica de deportes tales como los incluidos en el pentatlón moderno (carrera, tiro, equitación, esgrima y natación, basándose en las habilidades que un oficial del ejército francés debía idealmente poseer), entre otras cosas y conocimientos. ¡Todo esto además de contar con excelentes modales, ser cosmopolita, inteligente, ingenioso, elocuente, sensible, valiente y honorable! Menuda tarea para cualquiera que aspire a ser ‘todo un Señor'. 

No se debe excluir la idea (elitista, napoleónica) de que 'se requiere de tres generaciones para formar un caballero', es decir, que el haber nacido de uno ya conlleva cierta ventaja, pero es poco pretexto cuando el conocimiento, hoy más que nunca, está al alcance de todo el que lo busque, hasta en las mismas redes sociales y programas de streaming que nos alienan. 

"El sueño del Caballero", de Antonio de Pereda (1650).
El caballero actual, sin embargo debe contar además con un grado aceptable de sensibilidad social, de conciencia ecológica y humanista, y desempeñar un papel diferente en cuanto a su lugar ante el avance de las mujeres en todos los campos, además de ejercer una paternidad más sensible y desde luego responsable, contar con un cuidado aspecto personal a todas las edades (y un cuerpo sano e idealmente ejercitado) y ser todo un profesional... Un hombre de amplias lecturas, viajes y producción intelectual para la prosperidad. Sobre todo, la educación de un caballero debe de hacer de este, según las palabras de Henry Peacham, "una persona provechosa y útil para su país".

Lamentablemente la educación actual está en decadencia y se encuentra muy alejada de este propósito de formación de hombres y mujeres de provecho. A veces solo alcanza para ver por los propios intereses y en ocasiones ni para eso; la educación del tipo que menciono arriba parece más un cuestión de suerte que de elección personal... 

Sin embargo, ya lo escribía Heráclito (540-480 B.C.) hace más de 2,500 años: “El contenido del carácter de un hombre es el que él mismo elige. Día tras día, sus decisiones, lo que piensa, y sus acciones son en lo que él mismo se convierte. Su integridad es su destino… es la luz que guía su sendero”.


Los Gentleman´s Pursuits, que se traducirían directamente como los intereses o búsquedas de un caballero, son finalmente todos esos intereses intangibles por los que uno parte en búsqueda de la verdad, de aquellos placeres de 'fina conmoción intelectual' anunciados por Epicuro: la idea de querer saber de todo y hacer de todo, en el talante de un hombre del renacimiento, aprovechando del tiempo que nos queda antes de partir (tiempo cada día más valioso porque nos queda menos, sobre todo en tiempos tan inciertos como los que nos ha tocado vivir). Es hacerse la pregunta, sin duda de carácter estoico: ¿Cuánto tiempo dejaré pasar para que me convierta en lo que podría llegar a ser?

Le envío un saludo, compañero de viaje, que al llegar hasta aquí ha declarado sus intenciones. 

Xavier Hernández Castañeda
©

domingo, mayo 08, 2022

¿Valen la pena las cafeteras Nespresso?

Hace ya algunos años, cuando me encontraba haciendo mis breves estudios de arquitectura en el centro del país, conocí a quien por cierto tiempo fue uno de mis mejores amigos. Lamento decir que le he perdido la pista, hace ya tantos años, pero puedo decir que con él aprendí algo que se ha mantenido conmigo hasta hoy.

En aquel tiempo yo era aficionado al café, como siempre, es decir, desde niño tomaba el café que nos daba nuestra nana, doña Ándre, pero ya viviendo solo en una ciudad cosmopolita uno de mis grandes placeres era visitar librerías de viejo y tomar café en antiguas cafeterías del centro de la ciudad. Algo más que me gustaba era comprar café importado de Francia o Italia (Illy, Malongo, Lavazza) en tiendas de importaciones, las cuales con el tiempo fueron desapareciendo debido a la ubicuidad de los centros comerciales primero, y por los envíos por Internet después, ambas conveniencias de los tiempos que fluyen. Ese café, comprado ya molido, lo preparaba en una cafetera alemana muy buena, pero que usaba filtros difíciles de conseguir en la década de los 90. También compraba café molido de procedencia nacional cuando ya se empezaban a utilizar las palabras Premium o Gourmet como argumento de ventas de productos de mejor calidad. El caso es que yo sentía estar tomando muy buen café.

Sin embargo, y cuando conocí a este buen amigo que les refiero, Lorenzo, esta idea me fue cambiada radicalmente. Y digo me fue cambiada porque resulta que mi buen amigo era hijo de una familia cafetalera que producía café solo para exportación. Cuando se enteró de que yo era aficionado al café pero que lo preparaba como lo hacía me miró como cuando un padre ve a un niño tratando de explicarle la vida. Me dijo quién era y me prometió un día llevarme a las montañas para explicarme cómo se cosechaba el café, cosa de lo que yo apenas tenía idea, y que me daría a probar el mejor café que yo hubiera probado en mi vida, y también explicarme el porque los cafés comprados ya molidos, por muy al vacío que hayan sido empacados, han perdido su mejor momento mucho tiempo antes de verlo en las estanterías. Ese día llegó y fuimos con otro par de amigas a un lugar verdaderamente alejado de todo centro citadino, a un lugar que luego referíamos, a manera de broma, como Villa Perdida, Veracruz. 

Durante esa visita pudimos ver el trabajo que se hace en el campo con los cafetales, lo cual es verdaderamente una ciencia (es decir, agronomía), el cuidado de la tierra, la influencia del sol y de los vientos, el tiempo correcto de la cosecha y muchos otros factores. Pude ver de cerca al gran número de gente que trabaja en el campo y los trabajos de la planta de procesamiento y aún hoy recuerdo el delicioso aroma que desprendían los granos de café al ser tostados. También aprendimos el trabajo de los catadores profesionales, los cuales evaluaban la calidad del café producido y hacían las mezclas que luego serían enviadas al extranjero, lo cual, mi amigo insistió, resultaba paradójico ya que una gran parte de su producción se enviaba en aquél momento a la compañía francesa Malongo para hacer sus cafés La Grande Réserve y Supremo d'Arabica, los cuales yo compraba de vuelta en México en sus bonitas latas decoradas. Otra cosa que aprendí fue el método preferido de los catadores para probar el café que evaluaban, el de la cafetera francesa, cuyo método de preparación describo en mi artículo Hacer la taza perfecta... Era saber cómo tomar el café más fresco posible y saber apreciar la crema, el aroma y el sabor de una taza recién hecha. 

Nos explicó Lorenzo también que la relación con los importadores extranjeros era importante y que ello permitía a su empresa familiar crecer cada vez más y proveer de sustento a mucha gente de los alrededores, además de la gente de la cadena de distribución hasta llegar a nuestras casas. Todo el proceso es por demás interesante pero no quiero hablar tanto de este punto, sino explicar lo importante que resulta saber que la industria del café mantiene a muchas familias y que existen empresas que se toman en serio el mantener una cadena de valor sustentable. 

Pero, se preguntará usted, ¿no íbamos a ver si las cafeteras Nespresso valen la pena? Supongo que ya habrá atisbado por qué escribo esto antes de hablar de las cafeteras Nespresso y de las variedades de café que ofrecen. 

Pero debo indicar antes dos puntos interesantes como aficionado al café. El primero es decir que después de aquella experiencia en las laderas de la Región de las Montañas de Veracruz tomé distancia de las cafeteras de filtro, percoladoras y demás, y me enfoqué más en la calidad que en la cantidad, además de comenzar a comprar café en grano para molerlo yo mismo justo antes de prepararlo en mi cafetera francesa o mi Moka italiana. También comencé a tomar café espresso como única opción de tomar café puro sin leche o azúcar, y aprendí a apreciar el arte de hacer café de los baristas profesionales. Hoy, cada vez que visito una nueva ciudad me esmero en saber dónde puedo tomar el mejor café y dónde hallar las cafeterías con más tradición. Así he descubierto verdaderas joyas y es uno de los placeres que más disfrutamos mi mujer y yo.

El segundo punto es que, cómo principio, desconfiaba de los cafés ya empacados, es decir, por mucho tiempo desconfié de las cafeteras Nespresso y de su modelo de negocio, el cual consistía en vender una cafetera que luego necesitaría de cápsulas vendidas en exclusiva por la misma empresa, pero sobre todo no creía que el café en cápsulas pudieran ofrecer un sabor, aroma y experiencia equiparable a un café recién preparado de formar 'artesanal', por decirlo de alguna manera.

Con el tiempo descubrí que el café que Nespresso ofrece es verdaderamente de una calidad muy buena, sobre todo las mezclas de edición especial que regularmente ofrecen a lo largo del año, de las cuales puede usted observar en las fotografías algunos ejemplos que he probado recientemente.  También encontré que a ultimas fechas la patente comercial en exclusiva de las cápsulas de aluminio Nespresso ha vencido y muchas otras empresas, incluyendo Illy, Malongo, Lavazza y hasta Starbucks (si a usted le gusta eso) ofrecen cápsulas compatibles con el sistema Nespresso, lo cual resulta en una gran variedad de sabores y aromas disponibles para su fiel cafetera. 

Pero lo más interesante para mi fue saber del trabajo de que hacen con los productores de café de todo el mundo, incluyendo el cultivo responsable y sostenible, lo cual, debido a mi experiencia directa con mi amigo productor de hace muchos años, me es particularmente relevante. De esto puede usted informarse más en la propia página de Nespresso Sustainable Quality. Algo más que me interesó fue cómo han estado trabajando en el tema del reciclaje, lo cual era anteriormente una crítica que se les lanzaba debido al manejo del aluminio de sus cápsulas de un solo uso, algo que no vemos, por ejemplo, en el desecho diario de millones de latas de refresco de soda de Coca-Cola, Pepsi, y otras muchas empresas. De esto puede usted leer más aquí

En conclusión la respuesta a la pregunta del título de este articulo es un gran . Sí vale la pena adquirir una cafetera Nespresso. Si usted está tentado a comprar una, hágalo. Las propias cafeteras son fabricadas para Nespresso por las compañías Krups, Breville, DeLonghi y por la compañía suiza Eugster/Frismag, lo que garantiza una excelente calidad de manufactura. Hay muchos modelos para que usted escoja, pero yo me decanto por la del sistema de cápsulas llamado Original (las que puede ver en la fotos y que se adquieren en las propias Boutiques Nespresso o en su tienda en línea), ya que es la que ofrece mayor variedad de mezclas propietarias de Nespresso, de las cuales mantienen entre 24 a 27 mezclas y orígenes diferentes dependiendo de la temporada, además de sus ediciones especiales; adicionalmente se tiene la posibilidad de adquirir café de otras compañías de mayor tradición y antigüedad. Otro consejo que le doy es que si usted toma café con preparados de leche compre una cafetera especial para ello, de lo contrario el modelo de entrada es suficiente para hacer una buena taza de café espresso de forma convenientemente rápida.

¿Es Nespresso el mejor café que puede tomar? Probablemente no. Pero es un muy buen atisbo de lo que un gran café debe ser. Lo más interesante es que usted, amante del café, puede contar con más opciones para disfrutar, incluyendo las visitas a cafeterías de tradición con sus espressos cremosos hechos a 9 bares de presión, los preparados en casa con granos recién molidos de diversas procedencias escogidas y también las cápsulas que le acercan muchas otras variedades de café de calidad. El mundo está a sus pies.

Xavier HC
©

sábado, abril 23, 2022

Primera Novela

A punto de terminar una nueva novela, recuerdo la publicación de mi primera, un libro que me brindó y me sigue brindando tantas satisfacciones: 

miércoles, diciembre 01, 2021

El Cortapuros

http://www.zigarrenhumidor.com/zigarren-zubehoer/zigarrenanzuender-zigarrenfeuerzeug/
El corte de un puro es un paso esencial en el disfrute de un tabaco, al grado de arruinar la pieza de no hacerse con la precisión adecuada.

Es muy común, querido lector, que los que se acercan por vez primera al mundo de los puros cometan dos errores esenciales.
El primero de ellos es al momento de cortar el puro. El segundo al encenderlo usando una fuente de llama inadecuada; pero de esto hablaré más tarde. El problema quizás surja a raíz de que el nuevo fumador de puros provenga del mundo de los cigarrillos, un mundo más descuidado - quizá menos sofisticado - y por demás dañino tanto para la salud como para los modales.

Por decirlo de alguna manera, cualquiera puede encender un cigarrillo, pero no cualquiera puede encender un puro. Cierto savoir faire se obliga. (Esa mala costumbre de morder el puro para abrirlo cae, de plano, dentro de las prácticas salvajes).

Por lo tanto necesitamos de un aparato preciso y discreto que nos ayude a hacer tan delicada operación, es decir, necesitamos de un Cortapuros.

Un cortapuros es un artilugio mecánico cuya función es la de seccionar la parte que recubre el extremo cerrado del puro o  la parte de la capa que recubre la boquilla. Es muy importante hacer una incisión precisa proporcional al grosor del puro o las dimensiones de la robustez del mismo. De lo contrario, si la abertura es demasiado grande el sabor se torna amargo y las sustancias tales como nicotina y alquitrán fluyen libremente ya que el tiro (o chupada) es muy amplia. En caso contrario si el corte es demasiado pequeño, el tiro se dificulta junto con el disfrute del puro, ya que el humo es poco denso y se aprecia poco. Por lo tanto estimado lector, el corte o es preciso o ya puede usted tirar el puro a la basura. 

http://southern-cigar.com/cigar-101/cigar-speak/
El corte debe ser limpio y suave, por ningún motivo debe deteriorarse la estructura del puro. El dejar bordes de corte desiguales causará que con nuestra saliva y al paso del tiempo el puro se rompa y la capa se rasgue. Por desgracia no hay una regla precisa para hacer el corte, la experiencia del fumador le servirá como guía, mejorando naturalmente con el tiempo. En la imagen  puede apreciarse un corte deseable. 



Tipos de Cortapuros

http://cigarcaptain.com/
Existen muchos y variados tipos de cortapuros y estos pueden ser desde simples hojas afiladas para cortes directos, a manera de navaja, hasta sofisticados objetos de arte hechos con materiales nobles. Los hay de plástico fabricados en masa, y también los hay de oro y maderas preciosas hechas por grandes casas de accesorios para caballeros, tales como S.T. Dupont, Cartier o Davidoff.

Los tipos más comunes de cortapuros se pueden clasificar de la siguiente manera (junto a cada tipo ofrezco mi opinión sobre el corte resultante):


- De Guillotina (Puede dejar un borde mal cortado)
- De Guillotina Doble (Mejor corte mientras esté afilado)
- De Cuña (Poco recomendable, deja un corte irregular)
- De Alicate (Puede dejar un borde mal cortado)
- De Tijeras (Corte irregular)
- De Navaja (Corte preciso, pero requiere buen pulso)
- Circular (El más recomendable)

Poca explicación requieren cada uno de estos tipos, ya que su nombre nos da una idea de su función. Lo importante en todo caso - insisto- es lograr un corte preciso, casi quirúrgico, para no arruinar el puro. Finalmente usted debe decidir cual le sienta mejor a su pulso y bolsillo. 

A manera de ejemplo, estimado y fiel lector, muestro a continuación algunos tipos de cortapuros:








No podemos negar que algunos de los cortapuros que he mostrado aquí son de una belleza y manufactura excepcional, casi, podríamos decir, que son objetos de exhibición. Sin embargo quiero ofrecer mi experiencia como fumador de puros con alguno que otro tabaco degustado. El cortapuros más preciso y más útil que he hallado en mi experiencia es el de acero fabricado por Victorinox que a continuación muestro. Cuenta con tres tipos de abertura para diferentes vitolas, y su corte es por demás exacto.



Sirva mi humilde opinión para formar la suya propia, apreciable y único lector. No olvide leer también mi muy personal idea sobre el arte del buen fumar en mi "Elogio del Buen Fumar". 

Un saludo cordial, y espero disfrute su próximo tabaco.

F. Xavier

jueves, octubre 21, 2021

Elogio del Buen Fumar

"La Epicurea Calma", 1997
El sillón del fumador es ahora fortaleza, y el paso elegante del humo, con su dignidad, ahuyenta cualquier asalto de lo vulgar...

La experiencia se anticipa desde el momento en que se piensa. - Hoy, se fuma. - Para el amante sincero no se trata de un momento cualquiera; solo será aquel que ofrezca tiempo, porque tan precisa y lúdica operación requiere de espacio y lugar para el ritual.

Habrá que decidir primero cual de las vitolas disponibles se ajusta al humor del momento. Ya se abre el humidor, de construcción precisa, y el instantáneo aroma de madera y tabaco inunda el olfato, la vista se recrea, pero el tacto se reprime aún... ¿Se antoja un parsimonioso Robusto, un Rothschlid? ¿Un aristocrático Corona? ¿Acaso un elegante Churchill?

Pero una vez escogido, el puro en cuestión debe ser observado, olido, sopesado, acariciado... Ciertos requisitos son obligatorios: anillas propias de elegante factura, tabaco selecto de cosecha única, y si se lo permite, la exclusividad de lo añejo. Su consistencia debe ser la perfecta... Tripa, capillo y capa son los interpretes aún inertes de una sinfonía que pronto habrá de comenzar.

Se alcanzan ahora los instrumentos de la iniciación. Se precisan largos fósforos de cedro blanco y el instrumento de precisión exacto para cortar la perilla, guardiana de lo virgen... y a partir plaza. Las manos no deben dudar ahora, la operación es de tiempo corta y de detalle riguroso, cosas que la seguridad de la madurez otorga con el tiempo. Y se corta...

Ahora se enciende la llama, y esta pronta se ofrece ante el pie del puro, el cual a su vez la reverencia, galante, como el caballero que es. Ahora se observan puro y llama unirse en un instante a la vez volátil y tenso. Y mientras se aspira, bailan, juegan, ruedan, ríen ambos, se acarician... ¡Y se hace la magia!

Aquel que fuma, antes solo un espectador ante sus propias artes, ve ahora surgir de su boca fantasías en forma de voluptuoso humo de noble paso que, a fuerza de evanescente, practica refinadas evoluciones, ora graciosas, ora delicadas, ora altivas... unas y otras transformando de a poco el instante aquel en una sensación de placer inefable...

El tiempo se esfuma. Y no hay prisas... El sillón del fumador es ahora fortaleza, y el paso elegante del humo, con su dignidad, ahuyenta cualquier asalto de lo vulgar. El aroma lo llena todo y se posa el los estantes, en los libros, en nuestros elegantes gustos: aquí fuma un Gentleman.

Y es que ante esos momentos de refinada y culta quietud, de epicúrea calma, se obligan los pensamientos elegantes por estricto apego al instante pleno. Nos hablamos en la confidencia del diálogo profundo e importante y grande. Las glamorosas y humeantes evoluciones, que antes se degustan en el paladear de combinaciones y complejidades de nuestro tabaco, son pensamientos y ensueños que se transmutan en armonioso y contemplativo arte... lo que vemos danzar en el aire son nuestros sueños materializados, mientras nuestra conciencia se hunde en las profundidades de lo inasible.

Y por un momento, ciertamente efímero, todo está bien...

Xavier H.C.
©

Pintura: 'La Epicúrea Calma'
por Xavier Castañeda
1997
Oleo sobre tela, 20 x 25 cm

Colección Privada

domingo, agosto 08, 2021

¿Vale la pena invertir en ergonomía?

Por qué uso el Sculpt Ergonomic Desktop de Microsoft

Como traductor y escritor paso horas largas frente a la computadora, y no fue hasta que comencé a tener dolores en la muñeca, espalda y cuello (y en ocasiones también en el codo y hombro derechos), exacerbados por los tiempos de pandemia, que comencé a buscar alguna solución para mis molestias. Naturalmente esta la encontré en la ergonomía. 

Es sabido que una incorrecta posición corporal frente al escritorio puede causar lesiones a largo plazo, al grado de requerir de cirugía para corregirlas, tales como el síndrome del túnel carpiano. Por ello decidí investigar sobre ergonomía en el ámbito laboral y finalmente invertir en ello, ya que mi fuente de ingresos depende de estar sentado en mi escritorio durante horas y horas, día tras día. 

Comencé con colocar el monitor y escritorio a una altura correcta (hay varios videos de esto en YouTube, incluyo uno abajo), después compré una buena silla 'gamer' con características ergonómicas (para evitar dolores de espalda), y por último adquirí un teclado Sculpt de Microsoft y su correspondiente mouse (por sugerencia activa de mi esposa, debo decir). 

Los dispositivos Sculpt Ergonomic Desktop de Microsoft tienen un diseño ergonómico que permite que las manos y las muñecas reposen en el escritorio de una forma más natural, y son tan buenos que han resistido el paso del tiempo ya que fueron presentados hace varios años y no han tenido cambios, además de ser recomendados por programadores y profesionistas

Puedo decir que ha sido una excelente inversión en todo sentido.  Adaptarse a la diferente posición tanto del teclado como el mouse realmente no es un problema, en menos de una semana se puede lograr una buena memoria muscular que con el tiempo se convierte en movimientos mecánicos. Los materiales de estos modelos Sculpt son de buena calidad y se conectan de inmediato vía una frecuencia de radio USB dedicada (por lo menos a Windows, aunque también funcionan con Mac). En mi experiencia han trabajado diariamente sin problemas por más de un año. 

Por ello le recomiendo, estimado lector, amable lectora, invertir en ergonomía sin pensarlo si es una persona que, como yo, trabaja tanto tiempo frente a una computadora y desea cuidar su salud a largo plazo. Aunque al principio se sienta algo caro, los beneficios que uno obtiene se pagan por sí solos, para no hablar de una posible lesión grave que costará tiempo y dolor, además de dinero. Sé que me hubiera gustado que alguien me diera este consejo mucho antes. 

Estos son un par de videos para enterarse más:


El Sombrero Panamá

Sombreros Fedora  de Paja Toquilla,  Panamá Montecristi 
El clásico sombrero Panamá, elegancia veraniega... 

No se engañe, estimado lector, un sombrero Panamá es "el no va más" de la elegancia veraniega, y quien quiera pasar por bien vestido durante esos duros meses de calor no debe dejar de usar el clásico sombrero Panamá hecho a mano en el poblado de Montecristi, Ecuador (su verdadero lugar de origen), y tejido con paja toquilla. (¿Cual es la alternativa? ¿Una gorra de baseball?).

Claro que se requiere de una dosis de buen gusto y una pizca de seguridad en uno mismo. Pero nada  más edificante para todo Gentleman que se precie de serlo que ir por ahí sabiendo que lo que usa es Lo Correcto. Escoja usted el modelo 'Fedora', que es la copa más elegante (al estilo de los caballeros de los años treinta), y de ala ancha. Existen otros formatos de corona, el 'Habana', el 'Plantation' y el 'Copa Óptima', pero ninguno de estos se ve tan naturalmente adecuado para toda ocasión que el de copa 'Fedora'. Adicionalmente, en los países y lugares donde siempre hay calor, portar un sombrero Panamá puede hacerse durante todo el año. Su elegancia siempre será bien vista además de ser verdaderamente útiles.

Sombreros Fedora  de Paja Toquilla, Panamá Montecristi 





La historia del sombrero Panamá es por demás interesante y existen varias versiones sobre sus orígenes. Grandes personajes de la historia han usado sombreros Panamá, pero entre los primeros en adoptarlo podemos mencionar a personalidades como  Theodore Roosevelt, Napoleón III y Eduardo VII, entre otros importantes.
Mis sombreros más recientes los he adquirido en la tienda on-line Panama Hat Shop la cual ofrece buena calidad y buen servicio (modelos que puede usted observar en las fotos que acompañan este artículo). Los sombreros pueden enviarse a cualquier parte del mundo.

Dos consejos: no vaya usted a cometer el error de comprar un sombrero hecho de tela (competencia china que amenaza la producción ecuatoriana), ni a comprar un sombrero de ala corta, de esos que se pusieron de moda últimamente entre los más jóvenes, llamado 'de músico' (parecerá usted efectivamente un músico mal pagado y de mal gusto, que me perdonen los modistos a la última).

El aútentico sombrero Panamá esta hecho en Ecuador, de preferencia en el poblado de Montecristi, y es tejido a mano por artesanos (ya sea el que adquiera usted en Londres o en Nueva York). Por otro lado la calidad del tejido anuncia su precio, ya que entre más cerrado el tejido más laborioso es su fabricación, por ende su precio será mayor. Un sombrero de buena calidad debe al menos tener unos 400 tejidos por pulgada cuadrada, llegando hasta los 1200 tejidos por pulgada cuadrada. No deje de permitirse el mejor sombrero que pueda adquirir. Y no olvide que, como dice Berndhard Roetzel en su libro "El Caballero", "el sombrero Panamá no es para cualquiera"...

Anthony Hopkins en "Hannibal"
Anthony Hopkins en "Hannibal"

Anthony Hopkins en "Hannibal"









Por F. Xavier

http://en.wikipedia.org/wiki/Panama_hat
http://www.panamahatshop.com/es/index.htm
http://www.ecuadorianhands.com/-i-30.html
http://www.panamahatshop.com/es/history.htm